El desarrollo social: Eje de las políticas del Gobierno de Hugo Chávez

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, corresponde con sus programas sociales al respaldo popular que obtuvo el 6 de diciembre de 1998, cuando 56,24 por ciento de los votantes lo eligió para conducir el destino de su país.

Para una parte considerable de la población, las iniciativas puestas en práctica en sectores como salud, educación o deportes, que proveen de servicios gratuitos y con calidad a todos los segmentos de la sociedad, le dan al mandatario la preferencia para ganar las elecciones del próximo 7 de octubre.

Asimismo, su plan de gobierno constituye una continuidad de esos programas que lo han llevado una y otra vez a mantenerse por 14 años en el escaño presidencial.

Para el período 2013-2019, el actual gobernante y candidato por el Partido Socialista Unido de Venezuela, concibe entre los principales objetivos la independencia del país, sin la cual sería imposible la construcción de una sociedad más justa y cuyo protagonista sea el pueblo.

“Para avanzar hacia el socialismo, necesitamos de un poder popular capaz de desarticular las tramas de opresión, explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana”, refiere en su plan de Gobierno.

Una de las metas que propone el mandatario es un país capaz de desarrollarse económicamente sobre la base de la fraternidad y la solidaridad, lo cual “pasa por pulverizar completamente la forma de Estado burguesa que heredamos, la que aún se reproduce a través de sus viejas y nefastas prácticas”.

Chávez se plantea para el nuevo período de mandato, de obtener la victoria frente al aspirante de la oposición, Herinque Carriles, objetivos que considera estratégicos como la preservación y consolidación de la soberanía sobre los recursos petroleros.

Para su Gobierno el control del petróleo, esencial de la economía venezolana, y demás recursos naturales, supone la garantía de su uso para los objetivos humanistas y naturalistas del socialismo.

Más allá del ámbito doméstico, pondrá especial énfasis en la lucha contra el cambio climático, la transformación de los modelos de producción y consumo insostenibles y la defensa de un nuevo modelo de desarrollo social, ecológico y socialista, como única alternativa para garantizar la vida

Su plan que abarca todo lo social, económico, cultural, científico y político de Venezuela contempla la profundización y ampliación de las condiciones que garanticen la seguridad y soberanía alimentaria.

De igual modo, adelanta un conjunto de políticas públicas dirigidas al campesinado a través del apoyo a la producción, organización del sector rural y participación del poder popular campesino en la planificación.

La atención a este sector no solo busca dar un espacio protagónico a los hombres de la tierra en Venezuela, sino que permita lograr la soberanía alimentaria “para garantizar el sagrado derecho a la alimentación de nuestro pueblo”.

Por otra parte, también hace énfasis en la continuidad de la llamada Gran Misión Vivienda Venezuela, para resolver el déficit habitacional del país, que supera el millón de personas.

Propone el desarrollo del soporte que permitirá cumplir con este fin, en el que sobresale la instalación de 10 nuevas fábricas modulares de viviendas y accesorios (Petrocasas) que alcanzarían una producción de 50 mil unidades, solo por citar un ejemplo.

La Misión tiene el desafío de cumplir con la construcción de dos millones de casas a escala nacional en siete años, para lo que el gobierno venezolano firmó varios contratos con empresas extranjeras como la china Citic Group.

En esa misma línea, el Gobierno de Chávez insistirá en mejorar el hábitat y la infraestructura para los pueblos indígenas.

Para ello, acelerará la demarcación territorial de sus espacios, a través de la entrega de títulos de propiedad de tierras a comunidades originarias y de dotación de viviendas a las familias indígenas en situación de vulnerabilidad, respetando sus opciones culturales.

La presencia femenina figura en los ejes para el desarrollo de una sociedad superior, por lo que el plan de Chávez se propone consolidar la equidad de género con valores socialistas, lo cual implica profundizar la participación de las venezolanas en la vida política nacional.

En la política exterior, trabajará por impulsar el desarrollo de una visión desde la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) de manera que permita fortalecer la defensa de los intereses regionales, con una visión propia desde el sur.

En ese sentido considera como uno de los grandes objetivos históricos la contribución al desarrollo de una nueva Geopolítica Internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del Universo y garantizar la Paz planetaria.

Chávez considera indispensable el fortalecimiento del poder defensivo nacional, para proteger la Independencia y la Soberanía.

Su programa de Gobierno “continúa y profundiza algunas de las líneas estratégicas ya contenidas en el Primer Plan Socialista de la Nación Simón Bolívar, y que están en pleno desarrollo y ejecución.

Deja una respuesta


cinco × 9 =